TOMORROWLAND 2018.

Ha tardado pero ya lo tenéis. Aquí va nuestra crónica y nuestra humilde opinión de lo que ha sido este año de Tomorrowland.

Como cada edición y año tras año Tomorrowland es y será (esperemos) uno de los mejores festivales de música electrónica del mundo (si no el mejor). No tan solo por el nombre de los artistas que acuden a la cita, si no por la organización, la espectacular organización del evento. Consiguen que tanto la gente que va a disfrutar de la música que ama, como los artistas, vivan una experiencia, desde luego, inolvidable. Y es que son los pequeños detalles los que marcan la diferencia con la competencia. Vamos a intentar plasmarlos todos, pero seguro que alguno se nos escapa.

Empecemos por los que no pueden asistir al evento por diferentes motivos. Este público ha podido disfrutar de un servicio de streaming increíble, sabiendo todos los horarios de los artistas, y una retransmisión en directo de 4 escenarios diferentes y una realización muy buena, con la cámara spider en las nubes y drones recorriendo todo el recinto para ofrecer unas imágenes preciosas. Obviamente ciertas actuaciones las dejaron solo para los asistentes ya que hay muchos mas escenarios.

Para los que estaban en el Dreamville, la palabra es espacio, porque había espacio entre las tiendas de campaña, cosa que en otros no existe. Tenían un escenario propio, en el que pudieron disfrutar con la actuación de artistas de talla mundial, como no podía ser de otra forma. Y un detalle importante es que cuando volvías a la tienda entrabas y parecía que estaba nevando, simplemente espectacular. Pero no solo eso y es que el recorrido por todo el recinto es pura magia al ritmo de la música y además para combatir el sol repartieron sombrillas.

Hablemos del Mainstage, como dice el dicho nunca llueve a gusto de todos ,pero hay que reconocer que saben cada año impactar al publico e innovar. Este año ha sido una decoración de acuerdo con la tematica The Story of Plannaxis, que plasmaba un paisaje marino. El Mainstage se levantaba con un gran caballito de mar justo en el centro, vigilando a los presentes y velando la cabina del DJ. Este gran caballito de mar era flanqueado por unas torres que parecian de coral y alrededor como unas montañas marinas. Pero he aquí la gran novedad y que no suele ser asi en Tomorrowland, y es que se levantaban unas grandes pantallas que hacia que se plasmara el fondo del mar. Todo eso junto al gran sonido y equipo de luces hace que sea una autentica experiencia inolvidable.

En esta crónica nos quedamos con como es esa experiencia porque no queremos entrar a opinar de la actuación ni de Salvatore Ganacci o Bad Bunny entre la inmensa cantidad de actuaciones y artistas que fueron al evento.

Ayúdanos a seguir creciendo:

Comunidad