Cesqeaux y Ruthless hicieron retumbar de energia pura Big Blast Festival.

El pasado 5 de diciembre la sala Next se vestia de gala para celebrar el festival de música
electrónica mas loco de toda Valencia, Big Blast Festival. Zona de Photocall, Bodypainting, una
gran animación con pancartas que te repartian a la entrada y un T-Rex de mascota
(obviamente como disfraz).

Carteles

El comienzo del evento se retrasó un poco debido a algún que otro problema técnico, pero una
vez solventados Ruben del Moral y el duo Belone comenzaron a calentar los motores de la
gran fiesta que estaba por venir con unas muy buenas sesiónes en las que pasaron por varios
estilos de música electrónica, Dubstep, House, Drum & Bass o Hardstyle entre otros.

Se notaba que la gente tenia ganas de pasarselo en grande y eso se veia en como se avalanzaban a la cabina de los DJ’s, teniendo que, a lo largo de la noche, recordarles que se tenian que ir un poco para atrás, pero eso es algo complicado y más para Headbangers. Pero se entendia por el quipo técnico de láseres, disparadores de confeti y CO2 que habia dentro y alrededor de esta.

El duo de jovenes DJ’s Anywan realizó un gran set, con bastante dubstep del que nos gusta, pero con mucha versatilidad en la mesa para poner diferentes estilos. Una versatilidad que tambien tuvieron antes de su set, ya que tuvimos la oportunidad de entrevistarlos previamente y ver como son en persona y hacia donde avanza su proyecto musical, todo esto y mas,en breves, lo tendreis en la web.

Una vez acabo el set de Anywan, llego el turno del artista más esperado, con permiso de Ruthless, el DJ más loco de la Barong Family Cesqeaux. Pura energia, pura adrenalina es lo que demostró Cesqeaux en su set, conectando como nadie con todos los asistentes a Big Blast, desde Dubstep, Jungle Terror o incluso Hardstyle. Los headbangers presentes les faltó una valla para apoyarse, pero a falta de valla buenos son los amigos que dan su brazo para cogerse y hacer ese movimiento de cuello y cabeza tan característicos, el headbanging.

Una vez finalizado su set se permitió a algunos fans subir a la parte VIP para que les firmase autógrafos y hacerse fotos con el artista. Mientras tanto los enigmáticos BEASTMOOD con sus mascaras y performance siguieron amenizando la noche con buena música y dando paso a mas Hardstyle, hasta que llegó el momento de Ruthless, el cual hizo que la gente no le diera tiempo a aburrirse ni un segundo, saltos y mas saltos con el mas puro Hardstyle. Cerró una gran noche C-track, pero desde luego que los asistentes se llevaron una buena impresion de lo que fue Big Blast.

Ayúdanos a seguir creciendo:

Comunidad